Back to Top

Community Post: 23 Cosas que Todos los Camareros Entenderán

1. Sus fines de semana comienzan los domingos.

tumblr.com / Via Tumblr

¿De lunes a viernes de 9 a 5? Prueba de martes a sábado, de 5 a 11. Gracias a Dios es sábado por siempre.

2. Queriendo estar ocupado pero también queriendo hacerlo muuuy despaaacio.

¿Entre mantenerte ocupado y hacer dinero que necesitas desesperadamente o quedarte quieto y cortar el tiempo para tener una vida social? LAS DECISIONES SON DIFÍCILES.

3. Personas que cambian de mesa cientos de veces.

Esta está muy oscura. Esa está demasiado brillante. Esta está demasiado apartada. Esa está demasiado llamativa.´ Esta mesa te quitará quizás entre 45 y 90 minutos de tu vida. Usted no es Ricitos de Oro. Por favor, aguántese.

4. Ser ignorado después de decir hola en una mesa.

Tengo que amar a esa gente que piensa que las bebidas, la comida y las peticiones de rodajas de limón y salsa de ketchup extra van a aparecer mágicamente en sus mesas de manos del Invisible Dios del Restaurante. Oh no espera, ese soy yo.

5. La agonía de la pregunta ¿Cuál es tu plato favorito en el menú?

“Mi plato favorito en el menú es cualquier cosa que usted quiera que sea mi favorita. O la más cara que tengamos. Elige tu opción”.

6. O incluso peor, “¿Qué clase de comida tienes aquí?”

Oh, pero tú puedes. Y una historia graciosa, ¡Para eso son los menús! De esa manera no tengo que recitar literalmente todo lo que está en tus manos, en frente de tu cara ahora mismo.

7. Sustituciones. De CUALQUIER tipo.

El personal de la cocina está acalorado y grasiento; y preguntar por las batatas fritas que tenemos de almuerzo en lugar del risotto que fue específicamente diseñado para ser servido con ese plato en particular podría llevarte a una muerte inminente con una sartén. Poco después de la mía.

8. La gente que dice que está lista para pedir cuando realmente no es así.

“Me encantaría escucharte debatir las opciones de comida que me dijiste que hiciste hace 10 minutos cuando llegué a esta mesa, pero me tengo que ir a hacer literalmente CUALQUIER otra cosa. Además estaba sentado con cuatro mesas más mientras tú estabas hablando. Nbd.”

9. Acomodando “las restricciones dietéticas”…

Hace cinco años, casi nadie sabia lo que “libre de gluten”, o “vegetariano” significaban. Ahora tienes memorizada una lista de todo sin harina, sin lácteos, sin producto animal; de opciones del menú que el restaurante tiene, así como opciones que podrían ser potencialmente preparados sin harina, lácteos, producto animal, y tú te odias a ti mismo por ello.

10. … o gente que sencillamente son quisquillosos.

No eres alérgico a la sal extra, la cocina no puede “batir” una vinagreta de frambuesa para tu ensalada, y ¡No!, nosotros no vamos a retirar los tomates de nuestra brocheta porque a ti no te gustan.

11. No tener suficientes cristalería/cubiertos/platos/etc.

El restaurante tiene cupo para 130 personas. Hay 50 copas para vino en la casa. Esto se pone super divertido en la hora pico en una noche de viernes, cuando cinco personas en tus 4 diferentes mesas quieren pinot grigio y malbec. *pánico*

12. Ser culpado cuando la comida toma mucho tiempo en salir.

No estoy en la chaqueta del chef, por que no soy el chef. Yo no preparo la comida. Soy un mesero. Yo sirvo. Pero la mesa 74 le da a usted y a sus vergonzosas manos vacías, unas vergonzosas miradas cada vez que usted pasa, y eso es cuando usted descubre justamente cuántas maneras hay de andar por el restaurante sin tener que hacer contacto visual con ellos.

… a no ser que realmente te olvidaste de pasar la orden de ellos.

AY DIOS MIO, DOS PESCADOS ESPECIALES VOLANDO.

13. Esa persona que necesita una porción extra de aderezo. Y cuando regresas con eso, ellos necesitan un relleno de té dulce. Y cuando regresas con eso, necesitan otra servilleta. Y cuando regresas con eso…

Aprecio mucho el ejercicio, pero corro en la mañana con mis Nikes puestos. Haz una lista. Pide todo de una vez. Por favor y gracias.

14. Habiendo quedado mal de cualquier forma, hagas lo que hagas.

Por favor, por favor, por favor, por tu seguridad y la de mi trabajo, no me sacudas tu vaso de hielo indicándome que necesitas que te sirva más. Lo más probable es que ya lo haya notado y está en mi lista de un millón de cosas que hacer. Es probable que si vuelves a sacudir de nuevo este vaso de hielo, lo tiraré sobre tu camisa.

15. Trabajos adicionales.

También conocido como la cárcel del restaurante donde los camareros van a morir cuando piensan que por fin, por fin son libres. “Tengo una afección médica que me impide lustrar los cubiertos de plata. Es extraña y rara, y altamente contagiosa así que probablemente yo debería partir, bueno adiós”.

16. Clientes de último minuto.

Cerrar a las 10 de la noche no significa que puedas (o debieras) entrar y pedir un menú de tres platos a las 9:59. La gran intensidad de las miradas asesinas que recibirías hará probablemente que sientas fuego como si fueran hoyos que atraviesan tu ropa. Solo no lo hagas. Bajo ninguna circunstancia. Nunca.

17. Esto también va para la gente que llegan a las 8 y quieren quedarse hasta la medianoche.

No, no te serviré otra vez otro relleno. Tu café está frío porque lo serví hace tres horas. Vete.

18. Malas propinas.

Este es un serio PSA: Los camareros ganan $2.13 la hora. Dos dólares y trece centavos la hora, y (todo y quiero decir TODO) de eso es tomado por el gobierno para impuestos. Vivimos literamente de las propinas, y gracias por compartir propinas, nosotros ni siquiera nos quedamos con todo eso. No importa si tú estas en Waffle House, en un bar local o en Ruth Chris. Si tú puedes darte el lujo de comer fuera, podrías siempre, siempre, siempre ofrecer dejar el 20% de propina.

Si necesitas ayuda con eso, he aqui una pequeña etiqueta de propina.

19. ¡Pero no todo es malo! Muchos clientes están muy felices y agradecidos

Los clientes regulares son los mejores y si bromean conmigo, yo seré su nuevo mejor amigo y podría hasta tratar de traerles postre gratis.

20. … y nos vamos con dinero cada noche.

No tenemos que esperar hasta el viernes porque cada día que trabajamos es día de pago. Que llueva, uno de $1 y uno de $5, zorra.

21. Es prácticamente una necesidad salir a beber con los compañeros de trabajo una vez que terminamos el trabajo.

Estamos aquí, estamos listos y quedan sólo dos horas antes de que cierren todos los bares. Saborea.

22. … y como resultado, hacemos unos muy encantadores amigos.

Puede que nosiempre te guste tu restaurante, pero debes darles propinas por conectarte con algunos de tus mejores amigos. #RestauranteAmigoParatodalavida

23. Además hemos aprendido a dar propina como VIVIDORES.

Read more: http://buzzfeed.com/reneeallday/23-cosas-que-todos-los-camareros-entenderan-jggc


Comments

Write a comment

*